Contamos con el servicio de examen de test para la detección del coronavirus (COVID-19)

Reservar TEST COVID-19

Blog - Notas

Cáncer de piel: lo que tenés que saber

Cáncer de piel: qué es y cómo cuidarnos de él

¿Qué es?

El cáncer de piel es uno de los tipos de cáncer con mayor incidencia a nivel mundial. Dentro del cáncer de piel existen distintos subtipos. Los dos subtipos más comunes en general tienen altas chances de curación en caso de ser encontrados a tiempo; el tercer tipo más común, el cáncer de piel tipo melanoma, es más peligroso y causa la mayor cantidad de muertes dentro de los cánceres de piel. En todos los casos es importante el diagnóstico temprano para una mayor sobrevivida.

¿Qué factores pueden aumentar la probabilidad de tener cáncer de piel?

El principal factor de riesgo para la mayoría de los cánceres de piel es la sobreexposición a la radiación ultravioleta (UV). Las fuentes más comunes de exposición a radiación ultravioleta son luz solar y las camas bronceadoras.  Los rayos ultravioletas pueden penetrar y dañar las células de la piel, pudiendo causar en caso de sobreexposición quemaduras, envejecimiento prematuro de la piel y aumentando de manera importante el riesgo a contraer cáncer de piel. Una exposición excesiva a los rayos UV también se ha asociado a afecciones oculares como cataratas.

Otros factores que también pueden asociarse a un mayor riesgo de contraer cáncer de piel son:

  • Antecedentes familiares de cáncer de piel.
  • Antecedentes personales de cáncer de piel.
  • Antecedentes familiares de lunares anormales.
  • Edad avanzada.
  • Poseer piel clara, que se quema fácilmente, enrojece o le salen pecas o que bajo el sol se siente adolorida.
  • Ser rubio o pelirrojo
  • Tener ojos claros
  • Tener numerosos lunares y/o varios lunares grandes.
  • Tener lesiones o inflamaciones graves y prolongadas en la piel
  • Tener un sistema inmune debilitado
  • Tabaquismo

¿Qué puedo hacer para reducir el riesgo a desarrollar cáncer de piel?

Hay algunos factores de riesgo (como la edad, el color de piel y los antecedentes familiares) que no dependen de uno, pero existen otros factores que sí se pueden controlar.

Sea que tenga o no alguno de los factores de riesgo indicados anteriormente, reducir su exposición a los rayos ultravioleta (UV) y no fumar puede ayudar a mantener su piel sana y reducir sus probabilidades de tener cáncer de piel en el futuro. Es importante protegerse de la radiación ultravioleta (UV) durante todo el año, no solo en el verano y/o cuando está soleado y despejado (los rayos UV atraviesan las nubes). Además, Los rayos UV además, se reflejan desde superficies como el agua, el cemento y la arena, entre otros. Por ello:

o   Intente no exponerse al sol en el horario en el que los rayos UV llegan con mayor intensidad (entre las 10 y las 17 horas)

o   Procure no estar por tiempo prolongado expuesto a la luz solar, sobre todo fuera del horario recomendado.

o   Utilice protector solar contra la radiación UV con un factor de protección solar (FPS) de 30 o superior* y con protección de amplio espectro para rayos UVA y UVB.

o   Use ropa que proteja del sol sus brazos y piernas (camisas de manga larga, pantalones largos)

o   Use sombrero de ala ancha, para proteger su cara, cabeza, cuello y orejas.

o   Utilice lentes de sol con filtro para rayos UV (UVA y UVB)

o   Evite el uso de las camas solares o de bronceado

*esto puede variar según la persona, consulta con tu dermatólogo.

El daño (y por ende riesgo al cáncer de piel) por la exposición a rayos UV es acumulativo, por lo que cada vez que usted se broncea, aumenta su riesgo de tener cáncer de piel.

A su vez, dado que el diagnóstico temprano es fundamental, otra forma de prevención es realizarse un chequeo anual con un dermatólogo para revisar todos los lunares y manchas de la piel.

Un cambio en la piel es el signo más común de cáncer de piel y no todos los cánceres de piel se ven iguales. Es importante examinarse uno mismo regularmente y hablar con su médico dermatólogo si nota alguno de los siguientes signos:

·         Le apareció una lesión nueva en la piel

·         Tiene una llaga que no cicatriza.

·         Nota cambios en un lunar que ya tenía.

·         Tiene un lunar que cumple alguna de las siguientes características:

o   Es asimétrico (tiene forma irregular con dos partes que se ven muy diferentes)

o   Tiene bordes irregulares o dentados

o   Tiene un color desparejo

o   Presenta un diámetro mayor al tamaño de una arveja

 

La prevención empieza desde uno. Siga las recomendaciones y ante cualquier duda siempre consulte con su dermatólogo.

Consultas farmacéuticas

¿Tenés una consulta sobre medicamentos, tests, servicios, enfermedades o de un artículo del Blog?

Consúltanos aquí
Array
(
)